Etiqueta: utilidades

Participación en las Utilidades – Contable y Tributario

PULSE AQUI PARA VISUALIZAR EL VIDEO

Anuncios

Determinan lineamientos para entrega de utilidades a los trabajadores

Una nueva pauta para la determinación del monto de las utilidades de la empresa que le corresponde a los trabajadores fijó la Corte Suprema.

Ese beneficio laboral deberá calcularse sobre la base de la renta neta imponible tributaria que consigne el empleador en la declaración jurada anual del impuesto a la renta (IR), y no en función de la renta contable ni financiera.

Así lo señala la sentencia recaída en la Casación Laboral N° 20305-2016 Lima, dictada por la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la máxima instancia judicial del país, que declaró fundado aquel recurso.

Fundamento

A criterio del supremo tribunal, el Decreto Legislativo Nº 892, que regula el derecho de los trabajadores a participar en las utilidades de las empresas que desarrollan actividades generadoras de rentas de tercera categoría, utiliza conceptos tributarios que por remisión expresa o tácita deben complementarse con lo establecido en la Ley del IR.

Por tanto, considera que conforme al artículo 4 de esa norma, la renta que deberá adoptarse para la participación en las utilidades será el saldo de la renta neta imponible del ejercicio gravable, que resulta después de haber compensado pérdidas de ejercicios anteriores, siguiendo las normas derivadas del IR.

Gastos y deducciones

Vale decir que la base para el cálculo de la participación en las utilidades no es ni la contable ni la financiera, sino la renta neta imponible tributaria, que resulta de restar al total de las ganancias aquellos gastos y deducciones de carácter tributario, precisó.

Por tanto, la Corte Suprema de Justicia de la República proporciona predictibilidad a la solución de las controversias respecto a la determinación de la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas, identificando con claridad que la base sobre la cual se debe determinar el beneficio, detalla un informe legal de Benites, Forno & Ugaz Abogados.

Así, en ese documento se agrega que este criterio no genera que los trabajadores reciban mayores o menores utilidades, sino más bien identifica con claridad que la base sobre la cual se determinará su participación en las utilidades es la renta neta imponible que se consigna en la declaración jurada del impuesto a la renta.

Impacto

Este fallo es trascendente porque desde el 2004 no había una resolución de la Corte Suprema que definiera o ratificara la base de cálculo que se aplicaba para la participación en las utilidades, indicó Jorge Luis Acevedo, socio de Benites, Forno & Ugaz Abogados. A su criterio, esta sentencia era, además, necesaria porque desde ese año hasta el 2017 hubo muchas resoluciones y controversias en materia de pago de utilidades generadas a partir de que algunos trabajadores consideraban que la base de cálculo de este beneficio era la base contable y para otros era la renta neta imponible cuando esta era mayor. El laboralista Acevedo considera, además, que no necesariamente el hecho de que la base de cálculo sea la renta neta imponible perjudicará a los trabajadores porque habrá casos que por fiscalizaciones de la Sunat esta será mayor a la base contable.

Apuntes

El beneficio se calculará sobre el saldo de la renta imponible del ejercicio gravable que resulte luego de compensar pérdidas de ejercicios anteriores de acuerdo con las normas del IR (artículo 4 de D. Leg. N° 892).

Ese saldo se obtiene luego de compensar la pérdida de ejercicios anteriores con la renta neta determinada en el ejercicio, sin la deducción de la participación en las utilidades (artículo 2 de la Ley N° 28873).

Fuente: Diario El Peruano

La Participación en las Utilidades de los Trabajadores como Costo. ¿Es una Diferencia Temporaria Imponible o Deducible?

CPCC Dionicio Canahua

Un tema controversial se produce cuando desde un punto de vista contable, una parte de la Participación en las Utilidades de los Trabajadores afecta el costo; es decir se incluye en el Producto en Proceso o Producto Terminado a fecha de Balance. Esta situación la encontramos referenciada en la NIC 19. El siguiente párrafo nos describe el concepto que es glosado en el párrafo 9.

” Los beneficios a los empleados a corto plazo, incluyen elementos tales como los siguientes, si se esperan liquidar totalmente antes de doce meses después del final del periodo anual sobre el que se informa en el que los empleados presten los servicios relacionados:
(a) sueldos, salarios y aportaciones a la seguridad social;
(b) derechos por permisos retribuidos y ausencia retribuida por enfermedad;
(c) participación en ganancias e incentivos; y
(d) beneficios no monetarios a los empleados actuales (tales como atenciones médicas, alojamiento, automóviles y entrega de bienes y servicios gratuitos o parcialmente subvencionados)”.

Para poder considerar el efecto en los resultados debemos considerar el párrafo 11 de la NIC 19.

“Cuando un empleado haya prestado sus servicios a una entidad durante el periodo contable, ésta reconocerá el importe (sin descontar) de los beneficios a corto plazo que ha de pagar por tales servicios:
(a) como un pasivo (gasto acumulado o devengado), después de deducir cualquier importe ya satisfecho. Si el importe ya pagado es superior al importe sin descontar de los beneficios, una entidad reconocerá ese exceso como un activo (pago anticipado de un gasto), en la medida en que el pago anticipado vaya a dar lugar, por ejemplo, a una reducción en los pagos futuros o a un reembolso en efectivo.
(b) como un gasto, a menos que otra NIIF requiera o permita la inclusión de los mencionados beneficios en el costo de un activo (véase, por ejemplo, la NIC 2 Inventarios, y la NIC 16 Propiedades, Planta y Equipo). “

En este caso en particular requerimos revisar el inciso b), como podemos observar por defecto que la Participación en la Utilidad de los Trabajadores afectaría el gasto, planteandonos una interesante excepción salvo que otra NIIF requiera o permita considerarla como un Costo. En el presente articulo estamos haciendo una referencia a dos cuentas de existencias ( productos en proceso y productos terminados) de allí que debamos remitirnos a la NIC 2 Inventarios.

Ello impica conocer que conceptos deben de ser considerados al momento de determinar el Costo de Transformación.Para ello revisamos el parrafo 2.

“Los costos de transformación de los inventarios comprenderán aquellos costos directamente relacionados con las unidades de producción, tales como la mano de obra directa. También comprenderán una distribución sistemática de los costos indirectos de producción, variables o fijos, en los que se haya incurrido para transformar las materias primas en productos terminados.”

Como podemos observar en algunos casos específicos, los desembolsos asociados a la mano de obra de área de producción de una organización califican como costo de transformación y no como gastos operativos; por lo que a la fecha de cierre del balance se presente dicho importe como una existencia, como producto terminado o producto en proceso; la razón esta asociado al hecho que dichos inventarios no han sido vendidos. La NIC 2 en su parrafo 34 señala lo siguiente:

“Cuando los inventarios sean vendidos, el importe en libros de los mismos se reconocerá como gasto del periodo en el que se reconozcan los correspondientes ingresos de operación. (…)”

Sin embargo la SUNAT toma una posición alejada parcialmente del tratamiento contable, sobretodo en el caso en el que la participación a las utilidades sea presentada como un costo. El Informe 033-2012 /SUNAT nos presenta la siguiente conclusión:

“Para la determinación de la renta imponible de tercera categoría, la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas en todos los casos constituye gasto deducible del ejercicio al que corresponda, siempre que se pague dentro del plazo previsto para la presentación de la declaración jurada anual de ese ejercicio.”

En el siguiente cuadro podemos observar un resumen para poder identificar las diferencias que se producen desde un punto de vista contable y tributario.

Una precisión a considerar es señalar que el Costo de Venta es un “Gasto” que se presenta en el Estado de Resultado del Periodo y Otro Resultado Integral o simplemente Estado de Ganancias y Perdidas ( en el PDT 704 SUNAT).Asimismo debemos que afirmar que para SUNAT, desde un punto de vista tributario es un GASTO en todas las posibilidades, supeditando su deducibilidad a una conocida regla aplicable a rentas de 2da, 4ta y 5ta categoría que indica que podrán deducirse en el ejercicio gravable a que correspondan, siempre que hayan sido pagados dentro del plazo establecido para la presentación de la declaración jurada anual correspondiente a dicho ejercicio.

Debemos de resaltar que el reconocimiento como gasto para efectos tributarios requiere considerar un elemento esencial, asociado a lo percibido, debe de pagarse dentro del plazo de la Declaración Anual.En caso contrario tendría que realizarse el reparo respectivo. Como sabemos la practica usual de la mayoria de empresas en publicar avisos en diversos periódicos indicando que se ya se pueden cobrar las utilidades por parte de los trabajadores y ex-trabajadores de ser el caso.

¿Qué tipo de Diferencia Temporaria es?

Ahora procederemos a realizar un análisis empírico para poder identificar el hecho que genera la diferencia marcada en el cuadro anterior en amarillo. Una empresa tiene parte del importe de la participación de las utilidades de los trabajadores en productos en proceso, obviamente afectara resultados cuando se convierta en un producto terminado y sea enajenado; lo cual se producirá en el mejor de los casos en el año 2.

Sin embargo para efectos tributarios la totalidad de la participación de los trabajadores sera considerada como gasto, incluyendo la parte que para efectos contables se considera como un costo, condicionado a que se pague dentro del plazo establecido para la presentación de la Declaración Anual.

En definitiva, nos encontramos frente a un reparo desde la perspectiva del PDT 704 Declaración Anual del Impuesto a la Renta 2016, ¿Es una Adición o es una Deducción?. Podemos concluir que se trata de la segunda opción porque si bien presentare los resultados contables con la participación partida entre el costo y el gasto, al momento de elaborar la Declaración Tributaria debo de considerar la totalidad como un gasto. Es decir,
hoy tengo menos impuesto a la renta, pero el próximo ejercicio deberé pagar más.
Si bien este es un análisis enfocado a resultados,alejado de la NIC 12 nos permite afirmar que estamos frente a una Diferencia Temporaria Imponible. Ustedes se preguntaran ¿ Porque Imponible ? la razón esta vinculada al hecho que en un ejercicio futuro tendré que pagar más impuesto a la renta. Lo cual me permite inferir que debo contabilizarlo como un Pasivo Diferido.

Finalmente es pertinente revisar la NIC 12 en su párrafo 16 que señala lo siguiente:

“Todo reconocimiento de un activo lleva inherente la suposición de que su importe en libros se recuperará, en forma de beneficios económicos, que la entidad recibirá en periodos futuros.Cuando el importe en libros del activo exceda a su base fiscal, el importe de los beneficios económicos imponibles excederá al importe fiscalmente deducible de ese activo. Esta diferencia será una diferencia temporaria imponible, y la obligación de pagar los correspondientes impuestos en futuros periodos será un pasivo por impuestos diferidos. A medida que la entidad recupere el importe en libros del activo, la diferencia temporaria deducible irá revirtiendo y, por tanto, la entidad tendrá una ganancia imponible. Esto hace probable que los beneficios económicos salgan de la entidad en forma de pagos de impuestos. …. “

De la revisión del párrafo anterior podemos identificar las siguientes situaciones: Si solamente tuviéramos el saldo de una cuenta de existencias – por ejemplo productos en proceso – dicho importe seria considerado como una base contable pero no como base fiscal. Esto se daría en el año 1. Por lo que podemos afirmar que se cumple con la condición que el importe en libros excede a la base fiscal. Esto tiene como consecuencia una Diferencia Temporaria Imponible asociada al hecho que a futuro debemos de pagar un importe mayor de Impuesto a la Renta ( Año 2) porque en el Año 1 estamos realizando un pago menor, debido a las reglas establecidas por el fisco.

Todo sobre la distribución de las utilidades

Sepa cómo afrontar las inspecciones a cargo de la Sunafil y la Sunat respecto a este esperado reparto.

Una de las obligaciones del calendario laboral más esperado por los trabajadores quizá lo constituya el reparto de las utilidades, que deberán ser abonadas dentro de los 30 días después de vencido el plazo para la presentación de la Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta de Tercera Categoría.

De ahí que su cumplimiento también represente una de las acciones de fiscalización más recurrentes de los inspectores laborales y tributarios, que verifican el reparto oportuno y cabal de estas rentas sin afectar las expectativas de los trabajadores ni del erario nacional.

“En una inspección de Sunafil sobre utilidades legales, los inspectores solicitarán la Declaración Jurada del Impuesto a la Renta 2016 para verificar la renta neta, la ficha RUC y el acta de constitución a fin de revisar el giro del negocio y, con ello, determinar el porcentaje aplicable”, afirmó el experto laboralista César Puntriano Rosas, al ser consultado en sobre el tema.

Agregó que también se suele requerir los papeles de trabajo para revisar los días trabajados, las remuneraciones percibidas y la manera en que fueron calculadas; y las hojas de liquidación, a fin de validar el cumplimiento de la formalidad.

Por ello, recomendó revisar de forma previa si el cálculo fue el adecuado, y si se cumplieron las formalidades respectivas para superar la inspección sin problemas.

Compensaciones

En opinión del experto, también suele constatarse cómo algunas empresas con sistemas de compensación variable comparan las utilidades con los bonos anuales por objetivos y suelen abonar el monto mayor al personal.

De ocurrir, recomendó que la utilidad generada siempre sea cancelada. “Lo que podría realizarse sería pactar que si la utilidad es mayor al bono, entonces solo se perciba la utilidad; en cambio, si el bono es mayor, acceder a la utilidad más la diferencia entre esta y el bono para así percibir el monto que corresponda a este último”, manifestó.

Con ello, se evitará pagar utilidad más bono y se genera un ahorro, comentó el experto y miembro del Estudio Muñíz.

Ante la decisión de algunos empleadores de abonar utilidades voluntarias por encima de la participación legal, sugirió que los criterios para su otorgamiento sean, en la medida de lo posible, similares a las utilidades legales.

Esto es, días trabajados, remuneraciones percibidas, u otros no relacionados con el desempeño individual del trabajador como antigüedad o jerarquía en la empresa.

De ocurrir esto último, anotó, la Sunat podría entender a esas utilidad voluntarias como un bono encubierto y ser la empresa obligada a pagar el aporte a Essalud sobre la misma. “Recordemos que la utilidad voluntaria, al igual que la legal, solo se encuentra gravada con el Impuesto a la Renta de Quinta Categoría”.

Personal cesado

Un tratamiento especial, de igual modo, lo representa el personal cesado que no cobra la utilidad pendiente de pago.

De acuerdo con la legislación, luego de cuatro años desde que son distribuidas pasan a formar parte de la nueva utilidad a repartir por lo que quienes no reclamaron ya no podrán hacerlo.

“Una alternativa para pagarles antes de que transcurran los cuatro años es depositar el monto en una cuenta bancaria que les fuera solicitada cuando cesaron”, concluyó.

Sanciones y demanda judicial

Si vencido el plazo para el reparto de utilidades la empresa no cumple con dicho abono, previo requerimiento escrito del trabajador, se generará el interés moratorio correspondiente, advirtió el laboralista César Puntriano. Agregó además que la falta de este pago es considerada una infracción grave en materia de relaciones laborales, la cual, de detectarse por la autoridad inspectiva laboral, podrá dar lugar a la imposición de una multa de 202,500 soles de afectar a más de 1,000 trabajadores.

“El trabajador o extrabajador a quien se le adeude la participación en las utilidades podrá interponer una demanda para el cobro de estas en el Poder Judicial, tiene cuatro años para ello”, anotó el experto al ser consultado sobre el impacto del pago extemporáneo o inoportuno del empleador.

Puntriano, por otro lado, remarcó que las utilidades legales están gravadas con el IR de quinta categoría. “Es decir, no son base de cálculo de la contribución a Essalud, aportes a los sistemas de pensiones ni de la CTS, vacaciones o gratificaciones”, manifestó el socio del Estudio Muñíz.

DATOS

Están obligadas a distribuir utilidades a sus trabajadores aquellas empresas que desarrollan actividades generadoras de rentas de tercera categoría, salvo que se trate de cooperativas, empresas autogestionarias, sociedades civiles o empresas que no tengan más de 20 trabajadores.

¿Quiénes pueden percibir las utilidades? Tratándose de aquellas empresas obligadas, todo trabajador tendrá derecho a este beneficio. Inclusive si hubiera laborado en una jornada reducida accederá a la participación de manera proporcional.

Fuente: Diario El Peruano

Empleados de empresas con más de 20 trabajadores reciben utilidades

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), informó hoy que a los empleados de las empresas del régimen de la actividad privada con más de 20 trabajadores les corresponde recibir utilidades.

Señaló que estas empresas deben desarrollar actividades generadoras de renta de tercera categoría.
Indicó que los trabajadores (a tiempo completo, tiempo parcial, plazo fijo, plazo indeterminado con vínculo vigente o cesados antes de la fecha de pago) que presten servicios en las empresas antes señaladas participan del reparto de utilidades.
Añadió que no están obligadas al reparto de utilidades las microempresas.
% de distribución
El MTPE señaló que la distribución de utilidades se realiza de acuerdo a la actividad económica que desarrolla la empresa y precisó que, si la empresa realiza más de una actividad, aplica la actividad que reporte mayores ingresos brutos.
De esta manera, indicó que a las empresas pesqueras, de telecomunicaciones e industriales les corresponde distribuir el 10% de sus rentas netas logradas, mientras que a las empresas mineras y de comercio al por mayor y por menor y restaurantes les toca repartir el 8% y a las empresas que realizan otras actividades el 5%.
Según la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), están exoneradas de distribuir utilidades las cooperativas, las empresas autogestionaris, las sociedades civiles y las empresas que no excedan de 20 trabajadores.
Plazo del reparto
El MTPE señaló que el pago de las utilidades se debe realizar dentro de los 30 días naturales siguientes a la fecha de la declaración jurada anual del Impuesto a la Renta (IR) a la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat).
Mencionó que vencido este plazo se generarán intereses a favor de los trabajadores que por escrito y mediante carta simple requieran su pago.
Destacó que constituyen una infracción grave la no entrega de utilidades a los trabajadores, a lo que corresponde una multa desde 12,150 soles hasta 202,500 soles (no mypes) o desde 4,050 soles hasta 45,500 soles (pequeña empresa).
Forma de cálculo
El MTPE señaló que un 50% se calcula en función a la remuneración del trabajador y al monto total de la planilla, mientras que el otro 50% en función a los días efectivamente laborados por el trabajador, y al número total de días laborados en la empresa.
Indicó que el excedente de 18 remuneraciones se destina a Fondoempleo.
Días efectivamente laborados
Son los días de trabajo efectivo en la jornada ordinaria, señaló el MTPE. Se presumen laborados todos los días del año para el personal no sujeto a horario, salvo prueba en contrario.
Excepciones:
• Las licencias sindicales y de comité de SST
• Los días de huelga (no declarada ilegal ni improcedente)
• Tiempo dejado de laborar durante despido nulo
• Descanso médico por accidente de trabajo o enfermedad profesional
• Cierre por infracción tributaria
¿Qué son las utilidades?
Son un porcentaje de la renta neta obtenida por las empresas como resultado de su gestión empresarial.
¿Qué es la participación de las utilidades?
Es un beneficio social que tienen los trabajadores para acceder a la distribución de las utilidades. Las utilidades son un derecho reconocido en el artículo 29 de la Constitución Política del Perú.
Fuente: Andina.pe

Empresas tienen 30 días para pagar las utilidades a sus trabajadores

CCL indica que las compañías deben presentar la Declaración Jurada del 2015 entre el 23 de marzo y el 7 de abril de 2016.

Las empresas del régimen general con más de 20 trabajadores en el año 2015, tienen 30 días naturales posteriores al vencimiento del plazo para presentar la Declaración Jurada (DJ) del Impuesto a la Renta (IR) del ejercicio 2015 a fin de abonar las utilidades que correspondan a sus trabajadores, indicó la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

Así, de acuerdo al cronograma establecido por la Superintendencia de Administración Tributaria (Sunat), la Declaración Jurada del año 2015 debe efectuarse entre el 23 de marzo y el 7 de abril del 2016, vencidos estos plazos las empresas tendrán 30 días para cancelar las utilidades.

Una vez vencido los 30 días y previo requerimiento escrito del trabajador, el empleador será responsable por el pago del interés legal por no abonar a tiempo las utilidades a sus trabajadores, refirió el gerente del Centro Legal del gremio, Victor Zavala

¿Cómo se determina el monto de utilidades?

Para determinar el monto de las utilidades, las empresas deberán hacer sus cálculos en base a las remuneraciones y días que laboraron cada uno de sus trabajadores durante el año 2015.

La CCL precisa que los porcentajes de la renta neta anual a distribuir no han variado. Se entiende por renta neta anual antes de impuestos, el saldo de la renta imponible del ejercicio gravable 2015, luego de haber compensado las pérdidas de ejercicios anteriores.

Los porcentajes a distribuir son: para empresas pesqueras, de telecomunicaciones e industriales es del 10%; para empresas mineras, de comercio al por mayor y menor y restaurantes es 8% y para empresas que realizan otras actividades es 5%.

El porcentaje a repartir, según la actividad económica de la empresa, es así: 50% es distribuido en partes proporcionales entre los trabajadores que laboraron en la empresa durante el 2015. Este monto se divide entre la suma total de días laborados por todos los trabajadores y dicho resultado se multiplica por el número de días efectivamente laborados por cada trabajador.

Se denomina días laborados aquellos en los que el trabajador cumple efectivamente la jornada ordinaria de la empresa, así como las ausencias que son consideradas como días trabajados por mandato legal expreso, por ejemplo, los días de descanso médico por accidente de trabajo o enfermedad ocupacional.

Cabe precisar que el 50% restante se distribuye en proporción a las remuneraciones de cada trabajador. Los trabajadores que laboren la jornada máxima (legal o contractual) establecida en la empresa recibirán el íntegro de las utilidades, mientras que los que hayan laborado jornadas inferiores recibirán las utilidades en forma proporcional.

Asimismo, tienen derecho a percibir este beneficio aquellos trabajadores que hubieran cesado durante el ejercicio 2015, aplicándose las reglas antes expuestas en función del tiempo laborado.

Las utilidades a ser repartidas tienen un límite: no podrán exceder a los 18 sueldos de cada trabajador.

El exceso a los 18 sueldos será entregado al Ministerio de Trabajo y Promoción Social para ser destinado a la capacitación laboral, a la promoción del empleo, así como a obras de infraestructura vial.

Fuente: Diario Gestion