Los lapiceros, llaveros, destapadores y tacos de papel regalados ¿ Son Gasto o Liberalidad?

A continuación procedemos a glosar la Resolución del Tribunal Fiscal 02865-10-2015. Como es costumbre los subrayados y resaltados son nuestros.

=================================================================================

Que de la revisión de las Facturas N° 001-000667, 002-001456, 001-000263, 005-0729 y 001-002608 (fojas 87, 88, 89, 96, 97), se aprecia que fueron emitidas por concepto de agendas ejecutivas, encarte impreso, calendarios, lapiceros y llaveros destapadores, tacos de papel, porta tacos en acrílico y calendarios en acrílicos.

Que la recurrente mediante escrito de fecha 14 de setiembre de 2006, según se dejo constancia en el Punto 3 del Anexo N° 01 del Resultado del Requerimiento N° 0222060004465 (fojas 581 y 582), afirmo sobre tales desembolsos que muchas empresas efectúan publicidad y/o captación de clientes a través de logos, volantes, agendas y calendarios que son de costumbre obsequiar en las fiestas navideñas, como compensación e incentivos a sus clientes por la confianza depositada en su empresa, siendo que califican como gastos de representación ; mientras que para la Administración aquellos constituyen actos de liberalidad, al no haber indicado la recurrente el nombre de los clientes que se beneficiaron con tales bienes, ni contar con firmas de recepción de los mismos.

(…)

Que con relación a los gastos de representación, este Tribunal en las Resoluciones N° 04549-3-2003 y 07840-3-2010, precisó que estos gastos no solo deben acreditarse con el comprobante de pago, sino también demostrarse la vinculación con la generación de rentas para aceptar su deducción.

Que asimismo, este Tribunal en la Resolución N° 06539-5-2004 ha señalado que los gastos de las empresas destinados a promocionar la venta de sus productos son propios de su giro, por lo que podrían ser deducidos de la renta bruta de tercera categoría, siendo que las entregas de bienes de propia producción con fines promocionales constituirían gastos deducibles por cumplir con el principio de causalidad, siempre y cuando quedara acreditada la relación del gasto con la producción de renta.

Que según las Resoluciones N° 16592-3-2010 y 13388-4-2013 el principal elemento diferenciador entre los gastos de representación y los gastos de publicidad y propaganda – a que se refiere el segundo párrafo del citado inciso m) del artículo 21° del Reglamento de la Ley del Impuesto a la Renta, está constituido por el hecho que los últimos son erogaciones dirigidas a “la masa de consumidores reales o potenciales”, siendo que los primeros están dirigidos a determinados clientes de la empresa.

Que la recurrente alega por un lado que las Facturas N° 001-000667, 002-001456, 001-000263, 005¬0729 y 001-002608 corresponderían a gastos de agasajo y obsequios a clientes, esto es, gastos de representación, sin embargo no ha probado que los gastos observados hayan sido realizados con el objeto de ser representada fuera de su local o establecimientos, o que hubieren sido destinados a presentar una imagen que le permita mantener o mejorar su posición en el mercado, ni la relación de causalidad de los referidos gastos con la obtención de la renta gravada, conforme lo establece el ultimo párrafo del inciso m) del artículo 21° del reglamento de la Ley del Impuesto a la Renta, pues no presentó documentación que sustente que la adquisición de tales bienes haya sido efectuada con ocasión de reuniones con sus clientes o se haya destinado a realizar algún obsequio o agasajo a estos, ni la entrega de los referidos bienes a sus clientes.

Además, si bien aduce, por otra parte, que consistirían en gastos de publicidad y promocionales, no ha acreditado que estos tuvieran como fin la publicidad de su negocio o la captación de clientes, por lo que no puede afirmarse que se trate de gastos que cumplan con el principio de causalidad.

Que por lo expuesto, al no haber acreditado la recurrente la causalidad de los gastos anotados en las facturas bajo análisis, no correspondía que utilizara el crédito fiscal consignado en ella ni su deducción a efecto de determinar la renta neta, por lo que al encontrarse el reparo analizado arreglado a ley tanto respecto del Impuesto General a las Ventas como del Impuesto a la Renta, corresponde mantenerlo y confirmar la apelada en este extremo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s